Los crepúsculos

Autor

VV. AA.

Año de Edición

1936

Editorial

Imprenta de Concha Méndez y Manuel Altolaguirre. Madrid

Medidas y estado

125 p. 22 x 17 cm. Tela editorial. Buen estado.

325,00

1 disponibles

En los más convulsos años de la segunda República, un grupo de jóvenes aristócratas, intelectuales y escritores enfrentan una respuesta estética e ideológica al radicalismo imperante con una mirada al pasado romántico más conservador y nacionalista.

El grupo se denomina «Los jóvenes y el arte» y lo forman universitarios, la mayoría de ellos provenientes de las clases altas e ideológicamente de derechas.

Con motivo de una orden del Gobierno republicano que instaba a la demolición de los cementerios de San Martín y San Sebastián, el grupo quiso rendir homenaje a los allí enterrados antes de que desapareciesen y organizaron a finales del 34 y principios del 35 lo que se dio en llamar «visitas de arte a los cementerios románticos». Así en distintas fechas acudieron a diversos cementerios: el General del Sur, la Sacramental de San Sebastián, el de San Isidro, el de San Martín y el de los Héroes del Dos de Mayo. Concluidas las fúnebres visitas, el grupo organiza una serie de actos literarios bajo el nombre de «Los crepúsculos», que toman la forma de fiestas literarias que tendrán lugar al caer la tarde de los sábados de otoño en distintos jardines.

Se llevaron a cabo estas fiestas al atardecer en cuatro sábados. La primera fue el 30 de noviembre en la Alameda de Osuna, la segunda tuvo lugar en el monasterio jerónimo de San Bartolomé de Lupiana el 7 de diciembre, la tercera se celebró en el Jardín Botánico el 14 y la última el día 21 en el palacio dieciochesco de Boadilla del Monte.

De todo ello nos ha quedado un exquisito libro con los textos que se leyeron esos sábados titulado Los jóvenes y el arte. Los crepúsculos. 25 disertaciones con prólogo de Antonio de Obregón y epílogo de César González Ruano. Fue editado con su habitual destreza por Concha Méndez y Manuel Altolaguirre, en una edición numerada de 225 ejemplares con ilustraciones de Pedro Mozos.

La postura tanto estética como ideológica de sus componentes fue criticada en su momento desde sus contrarios considerándolos como un grupo de alto copete que representaba un esteticismo retrasado en aparente huida de la realidad.

Aun así, versos y disertaciones de Margarita de Pedroso, Dolores Catarineu o Agustín de Foxá merecerían un análisis más objetivo que está por realizar.

Consúltanos sobre este libro